lunes, 13 de abril de 2015

LOS ADOLESCENTES Y SU SEXUALIDAD.

Primer paso: la adolescencia y sus implicaciones.





Seguidamente, elaboraré un resumen que contendrá explicaciones sobre los cambios en la adolescencia, los problemas derivados de ella y la actitud correcta con que enfrentarlos.

Los cambios en la adolescencia


En la adolescencia se sobrevienen una serie de cambios drásticos de maduración y crecimiento en los jóvenes, debido, sobre todo, a la actuación de las hormonas.
Esta maduración es diferente en hombres y mujeres, siendo, por lo general, más temprana en estas últimas, llegando ambos sexos a reencontrarse en edad mental a los 17 años.
Estos cambios son de dos clases: físicos y mentales. Físicos como la aparición del periodo en chicas o el cambio de voz en chicos. Los mentales, por otro lado, apuntan hacia una búsqueda de independencia por parte de los adolescentes de su familia, lo cual llevan a cabo mediante las relaciones con los amigos. Esto hace que en esta etapa, entre otras cosas, se le de gran importancia a la apariencia física y que los padres, ante el gran cambio de personalidad de sus hijos, se sientan rechazados.

Además, la adolescencia genera en los jóvenes deseos de experimentar cosas nuevas, por ello muchos practican el deporte o la música. De igual forma, se buscan otras salidas y experiencias como la bebida, la droga o el tabaco.

Problemas 


A continuación, describiré los problemas más o menos frecuentes en la adolescencia.
Primero, cabe destacar los problemas emocionales, en los que el adolescente se replantea su existencia o se dejan arrastrar por la inutilidad de la vida, lo cual puede derivar en fobias o ataques de pánico. Lo más curioso es que estos problemas suelen ser desconocidos tanto por la familia como por los amigos.
Otros de los más habituales son los problemas sexuales generados por el desarrollo sexual de los adolescentes. Estos problemas puedes presentarse en forma de embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual o, simplemente, falta de información sobre el tema.
Los problemas conductuales, por su parte vienen dados por enfrentamientos entre padres e hijos, cosa totalmente normal, aunque también pueden alcanzar extremos en que los padres pierden totalmente el control de sus hijos.
Existen también multitud de casos de adolescentes con problemas escolares que rechazan ir al colegio o hacen novillos, todo ello muy ligado al ambiente familiar o a la discriminación escolar.
Los problemas con la ley ya son más escasos, pero existen, y están perpetrados casi siempre por varones debido a la cultura familiar o la infelicidad emocional.
Frecuentes también son los problemas de alimentación derivados de la importancia del aspecto físico en esta etapa, cuyos casos más extremos son trastornos como la bulimia o la anorexia.
Las drogas, pegamentos y alcohol también se mueven dentro del mundillo adolescente, siendo las dos primeras menos frecuentes que la última, de la que se originan la mayoría de los problemas.
Por otro lado se encuentran los problemas de abuso sexual, físico o emocional.
Finalmente, como problemas mucho menos frecuentes, aunque posibles de comenzar en la adolescencia son la esquizofrenia o la depresión maníaca.

¿Cómo afrontar la adolescencia?


La adolescencia también conlleva cambios positivos que ayudarán en la superación de los problemas. 
Además, la mayoría de los adolescentes no desarrollarán problemas severos.
Aunque sea una etapa de cierta independencia, los padres juegan en ella un papel muy importante: deben aportar una base segura sobre la que se eduquen y desarrollen sus hijos, deben también fijar unas reglas claras pero razonables, y deben ser capaces de escuchar los problemas e inquietudes de sus hijos, sirviéndoles como fuente de consejo.

Para terminar este apartado, mencionaré algunas de las ayudas que un adolescente puede necesitar, que pueden venir por parte de la familia, los amigos, el colegio o los médicos.

Segundo paso: cambios en la adolescencia.

Ahora trataremos los cambios en la adolescencia con un poco más profundidad que en el apartado anterior. Estos son de tres tipos: físicos, fisiológicos y emocionales, y varían según el sexo (hombre o mujer).

Cambios físicos.


Comenzaremos definiendo qué es la pubertad: está formada por un conjunto de cambios que se extienden a todo el organismo y cuyo objetivo final es alcanzar la mayoría sexual del individuo para poder llevar acabo la función de reproducción.

En las niñas, el proceso comienza antes que en los varones, y se le desarrollan los senos, aparece la menstruación y las caderas se ensanchan.
En los niños, la pubertad suele llegar dos años después y son más variables que las muchachas en lo que se refiere al momento en que se presentan estos cambios físicos de la adolescencia.

Resulta importante señalar que los cambios físicos que se presentan en la adolescencia tienen efectos importantes sobre la identidad del individuo. Además, parece que la maduración temprana trae ventajas académicas. Por lo general, los estudiantes que son físicamente maduros tienden a obtener calificaciones más altas en los exámenes de capacidad mental que otros estudiantes de la misma edad pero menos maduros.

Cambios fisiológicos


En mujeres:

  • El indicio más importante de la llegada de la pubertad en las chicas es la aparición de la primera regla.
  • Las hormonas femeninas más importantes en la pubertad son los estrógenos y la progesterona, secretados por los ovarios.
  • Aparece el vello púbico.
  • Se forman los pechos, (aunque no definitivamente).

En hombres:

  • Cuando el muchacho tiene la primera eyaculación, puede considerarse que ha entrado en la pubertad.
  • La hormona más importante en su desarrollo es la testosterona, secretada por los testículos.
  • Los testículos y el pene aumentan de volumen.
  • Comienza a aparecer vello púbico.
  • Aparecen los caracteres sexuales secundarios, como la muda de la voz o la barba.


Cambios emocionales




La adolescencia es un período de malestar, en el que se plantean grandes dudas, contradicciones, tanteos, excesos de todo tipo, que son necesarios en esta etapa que sirve para afirmarse.

Al mismo tiempo que hay que asumir, aunque sea bueno o malo, las transformaciones de su cuerpo, el adolescente descubre que tiene que hacer una cosa más y que es muy importante: hacerse cargo de su vida personal.

Ya no es un niño, pero tampoco un adulto, y entonces entra en la crisis de identidad, porque no sabe quien es.

Los cambios frecuentes de humor pueden tener raíz fisiológica debida a las descargas de hormonas que se vierten en el organismo (como cuando las mujeres tienen su menstruación), o también causas psicológicas, pues son también un reflejo de su interior.

Desarrollo sexual




Los adolescentes sexualmente maduros tienen el equipo necesario para las relaciones sexuales, sin embargo, en las culturas modernas, pasan por un largo período de educación o de entretenimiento antes de que la sociedad los considere preparados para el matrimonio.

Actualmente, cerca del 60% de los adolescentes solteros, sean hombres o mujeres, han tenido relaciones sexuales antes de los 19 años.

Ahora, los adolescentes deben empezar a consolidar su identidad sexual y sentirse a gusto con ella.

A menudo, los adolescentes no son los suficientemente maduros para emprender esta experiencia, conocen de una forma imperfecta el funcionamiento de su cuerpo y todavía no han adquirido el sentido de sus responsabilidades ni quieren conocer las consecuencias de sus actos. Muchas veces el "paso a la acción" da lugar a actos fallidos, desencantadores, a veces dramáticos por ser prematuros.

Pero encontramos algunos jóvenes que tienen tendencia a creer que hace falta haber tendido la experiencia de una relación sexual para "ser normales" y situarse en relación a los demás, para darse importancia a los ojos de los demás y para ser aceptado por los demás.

Métodos anticonceptivos y ETS.


Existen métodos anticonceptivos naturales y artificiales, para hombres y para mujeres, de los cuales los más conocidos son: condón o preservativo y la vasectomía en hombres; productos químicos en forma de pastillas, condones femeninos y ligadura de trompas en mujeres.

Entre las enfermedades de transmisión sexual destacan: sífilis, gonorrea, herpes  genital, chancroide y sida.

Anorexia y bulimia


La anorexia, aparece en las chicas de 13-14 años o de 15-16, y en circunstancias similares: temor obsesivo a engordar, conflicto con la madre o el padre o pena de amor.

La bulímica, por su parte, se siente infeliz, culpable por el hecho de que le sea imposible contenerse. En efecto, durante la crisis (una o dos por semana), la persona que padece esta enfermedad se arroja ante cualquier cosa, preferentemente embutidos, pan, etc. que se puedan comer a cualquier hora, en solitario o más o menos a escondidas. Inevitablemente engorda o, para compensar, se provoca el vómito, se purga (toma laxantes) o ayuna. 
La bulimia se manifiesta, la mayoría de las veces, a los 14 o 15 años.


Tercer paso: métodos anticonceptivos.


Los anticonceptivos nos permiten prevenir un embarazo y planificar el mejor momento para tener un hijo.

Las maneras de evitar el embarazo se conocen desde la antigüedad. Ya los egipcios conocían cómo evitar el embarazo y se han utilizado diversos métodos hasta nuestros días en que se han desarrollado métodos seguros y eficaces.

Algunos de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir método anticonceptivo son la frecuencia de relaciones sexuales, eficacia de cada método en la prevención del embarazo o los posibles efectos secundarios.



Así, los métodos anticonceptivos más eficaces son: píldora anticonceptiva, mini-píldora, píldora postcoital, anillo vaginal, parche anticonceptivo, inyección hormonal, implante subcutáneo, dispositivo intrauterino (DIU), preservativo masculino y preservativo femenino, ligadura de trompas, obstrucción tubárica y vasectomía.

Para concluir, clasificaremos los métodos en diferentes tipos: métodos de barrera (preservativo, diafragma), métodos hormonales y químicos (píldora anticonceptiva, parches anticonceptivos), dispositivos intrauterinos, doble protección, métodos naturales (simples o compuestos), métodos quirúrgicos (vasectomía), métodos de emergencia y métodos de calor.


Carla Alejandre Villalobos    2º bachillerato B



 






No hay comentarios:

Publicar un comentario