jueves, 23 de abril de 2015

REBELIÓN EN LAS AULAS.



1ª.- Describir ampliamente al profesor Tuckeray. Como persona y como profesor.


El profesor Tuckeray es un hombre tranquilo, sosegado, un pacífico ingeniero recién salido del horno que no encuentra un trabajo como tal. Así que decide aceptar un empleo provisional como sustituto de profesor en un colegio, pero solo hasta que encontrase trabajo como ingeniero. Bien, esta es su actitud inicial, que irá cambiando conforme avance la película.
Al inicio, Tuckeray se nos muestra con cierto miedo a su nueva clase, en parte porque es su primer trabajo. Sin embargo se muestra tranquilo, aunque en varias ocasiones no es capaz de llamar la atención de sus alumnos y de dirigir el aula correctamente.
Así pues, convencido de sus valores y de que, ante todo, a sus estudiantes debe enseñarles modales y conceptos básicos de los que carecen, Tuckeray comienza una transformación de sus lecciones y de su comportamiento para con la clase. Ahora se muestra más severo, pero al mismo tiempo menos exigente en lo que a materia se refiere. Intenta enseñarles a los alumnos los modales de la época y hace de sus clases algo un poco más ameno y, sobre todo, se gana el cariño de los estudiantes.
Finalmente, todos acaban por aceptarlo y respetarlo, después de una serie de problemas que consiguen superar. De esta manera, gracias a su amabilidad y talento para tratar con los muchachos, termina rechazando otra solicitud de trabajo, quedándose a dar clases, movido por su vocación con los alumnos.

2ª.- Describir la clase del profesor Tuckeray antes y después de tomar la decisión de "abandonar " los libros.


Antes de abandonar los libros, la clase del profesor Tuckeray era un caos de aviones de papel, mentes abstraídas, ruido y pocas nueces. A los chicos no les interesaba en absoluto la materia, además, ni siquiera poseían muchos las capacidades básicas, como la de una buena lectura. Así pues, Tuckeray se sentía frustrado y desanimado ante el rechazo de los alumnos, pero comprendía que no se les podía exigir por encima de un nivel que no tenían. Por lo tanto, decidió cambiar de estrategia y dejar de lado los libros, la enseñanza ortodoxa, para centrarse en aspectos más básicos y necesarios, como los modales (sexistas en mi opinión) o la cocina. Además, propuso varias actividades interactivas y fuera del colegio, como la visita al museo, dándose cuenta que esto atraía más a sus alumnos que el simple relato de un libro de teoría. De este modo, comenzó a instalarse en su clase un clima más agradable y respetuoso de todos por todos, donde los estudiantes se sentían a gusto y quizá un poco comprendidos.


3ª ¿Cómo eran, de manera general, el resto de los profesores del centro?


El resto de profesores del centro eran muy pesimistas, veían a los chicos como casos perdidos a los que, según algunos, no merecía ni la pena enseñar ni tratar con respeto.
En fin, se tomaban la enseñanza como una lucha encarnizada en la que debías hacer lo posible por sobrevivir a la oleada de niños maleducados de los que les había tocado ocuparse. Es decir, daban a los niños por perdidos, pensaban que era imposible enseñarles nada, y se limitaban a evitar los conflictos.
Entre estas actitudes destaca la del profesor Bayldon, tan cínico, en el fondo me gusta pensar que les tenía aprecio a los niños, y que en realidad estos eran su punto de apoyo, aunque manifestase con su comportamiento completamente lo contrario.

4ª.- ¿Cómo eran, en general, los alumnos de la clase?




Eran muchachos pertenecientes a familias problemáticas y, por ello, poco educados. No parecían mostrar interés por el colegio ni por las clases, aunque esto en parte se debía a la forma de enseñar de los profesores y del instituto, en general. Todos tenían conflictos en casa y hermanos o familiares de los que hacerse cargo. Pero yo pienso que en realidad estaban deseando que apareciese alguien que los entendiese y los ayudase, cosa que ocurrió con la llegada de Tuckeray. Sus mentes se abrieron y dejaron pasar los conocimientos (aunque fuesen básicos) con mucha fluidez, pues les entretenían las actividades y la conversación, lograron captar su atención, como con la visita al museo.
Por otro lado, en lo que se refiere a las relaciones entre amigos, eran muy fuertes y protectores entre sí, eran como una gran familia, y como toda familia, tenían sus más y sus menos, sus momentos de alegría y sus problemas. Pero, lo que a mí me llamó la atención fue la defensa que entre todos tejían hacia cualquier influencia externa, es decir, al intuir un problema, toda la clase se unía en bloque y era como un muro infranqueable: si dañaban a uno, dañaban a todos. Esta era una de las razones por las que resultaba difícil tratar con los alumnos de esta clase.


5ª.- Comenta la siguiente frase de la película: " Ingeniero puede se cualquiera, pero para enseñar a estos alumnos se necesitan otras cualidades".


Esta frase alude a la responsabilidad y habilidades que debe tener un maestro o profesor, que deben aprenderse, además de haber estudiado la carrera. Es decir, la frase pretende revalorizar la figura de profesor, que siempre se ha considerado una carrera fácil, comparándola con la de ingeniero, uno de los grados más difíciles y de más prestigio.
Así, para ensalzar la figura de maestro, se recurre a las cualidades que este debe tener, por eso no puede ser cualquiera. No todo el mundo puede controlar a los alumnos y hacer que aprendan de la mejor forma posible, no cualquiera es capaz de soportar la presión de una clase, etc. Esto significa que uno puede hacer la carrera de magisterio, por ejemplo, o de química, o de filosofía..., pero, si quiere trabajar con niños, la cosa se complica, pues también debe tener el carácter suficiente para dirigir a los estudiantes.

6ª.- Comenta ampliamente lo que más te ha gustado de la película y lo que menos.


Lo que más me ha gustado de la película ha sido cómo refleja los conflictos familiares que sufren muchos niños, y cómo estos les afectan directamente en todos los ámbitos, incluido el escolar. Si sus padres son dominantes y maleducados, ellos serán así; si, por el contrario, los padres son respetuosos entre ellos y tratan de hablar con sus hijos, estos se desenvolverán mejor en la sociedad en la mayoría de los casos y serán hombres y mujeres tolerantes, pues uno se comporta como una viva imagen de su contexto familiar, sobre todo. 
También me gustó la idea de la visita al museo, pues siempre digo que hay que fomentar las actividades culturales interactivas y proponer nuevos métodos de enseñanza alejados de la mera teoría, pues en la mayoría de los casos atraen más al alumnado y este se interesa más por la materia, aunque sea poco.

El aspecto más me ha disgustado de la película es el tema del sexismo, sorprendentemente transmitido de la mano del Sr. Tuckeray. Me tengo que contener cuando se habla del papel de las "señoritas", que deben comportarse siempre con delicadeza y educación para atraer a su marido, alejándose de cualquier cosa que no sea la cocina y el matrimonio. Ellas, por ejemplo, no hacen deporte y todo lo que les comentan está orientado a servir a sus futuros esposos.
Por otro lado, el tema de los alumnos rebeldes que no hacen caso ninguna autoridad en el colegio hasta que llega un profesor "diferente" está ya muy explotado y he de decir, con películas mucho mejores, quizá es por eso por lo que no me ha llamado la atención esta.

Carla Alejandre Villalobos           2ª Bachillerato    B

No hay comentarios:

Publicar un comentario